La inseguridad ciudadana imparable en la Región

Menores conducidos al juzgado

Menores conducidos al juzgado

Hace un mes nos hacíamos eco de una noticia desalentadora: La ciudad de Murcia está a la cabeza en tasa de atracos en España. Pues bien, según acaba de hacer público el INE, la Región fue la segunda comunidad con más delitos por cada 1.000 habitantes durante el año pasado, con una ratio de cinco, sólo superada por las Islas Baleares. En 2007 se cometieron en la Región de Murcia 6.969 delitos, de los que 2.948 fueron realizados por no españoles, es decir, un 43%.

Pero además, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, Murcia fue la segunda comunidad con más condenados por cada 1.000 habitantes, con una ratio de 3,9. Recibieron sentencia condenatoria 5.447 personas por delitos cometidos en la Región de Murcia.

Los delitos contra la seguridad colectiva fueron los más numerosos, mientras que hubo 23 homicidios, 17 menos que el año anterior.

Uno de los datos más preocupantes es el de los menores condenados, que pese a haber descendido en 2007 un 14% respecto a 2006, sigue siendo altísimo en la Región, siendo la segunda comunidad con más infracciones penales cometidas por menores por cada millar de murcianos (16,32), seguido por las Islas Baleares.

Hubo 1.045 menores de entre 14 y 17 años que cometieron delitos, mientras que casi la mitad (566) fueron condenados por la Justicia.

Por otro lado, las diligencias abiertas en la Región aumentaron un 6,9% en 2007, según la memoria de la Fiscalía General del Estado. Sobre todo, las iniciadas por una denuncia ante la Fiscalía.

Alternativa Española Ante el conflito de Los Rosales


AES responsabiliza de los incidentes en Los Rosales (El Palmar) a la falta de políticas sociales y de integración reales.
Alternativa Española quiere hacer pública su preocupación por los graves incidentes que se han producido esta semana en el barrio de Los Rosales, en la pedanía de El Palmar (Murcia) estima que dichos incidentes, que van más allá de una confrontación racial entre dos grupos étnicos distintos, no son un mero problema de orden público, como se han apresurado a decir el alcalde de Murcia y el delegado de Gobierno en la Región.
Los actos de violencia registrados se deben a una desastrosa previsión en política migratoria, un fracaso en las políticas sociales de apoyo e integración de inmigrantes, y una absoluta incapacidad o desinterés por combatir las bandas organizadas de delincuentes que controlan, de hecho la vida del lugar.
AES quiere mostrar su desconfianza ante las medidas que se están adoptando o se vayan a adoptar por parte del Ayuntamiento y la Delegación de gobierno. AES no cree que vayan a aportar otra cosa que un titular a la prensa, pues quién durante años no se ha preocupado del estado de deterioro de Los Rosales, colaborando, con su dejación de funciones, en el desolador estado actual de cosas, dejará de hacerlo en cuanto éste deje de ser noticia.
AES exige que la seguridad ciudadana se convierta en una prioridad para las administraciones local y nacional, así como la recuperación de este barrio para la ciudadanía.
Murcia, 29 de octubre de 2008.